Historia de las Jornadas de la AOA

Las 40 Jornadas de la Asociación Odontológica Argentina (AOA) son una buena oportunidad para realizar una retrospectiva histórica de cómo surgió este encuentro de odontólogos y cómo se consolidó como el más importante del país, tanto por ser el que más colegas convoca sino, también, por la diversidad de temáticas que aborda, el prestigio de quienes disertan y el apoyo de todo el sector.

Los primeros años
En enero de 1930, cuando el Dr. Ciro Durante Avellanal presidía la AOA, el Dr. Gerardo Brufau presentó un proyecto para organizar una semana clínica, iniciativa que fue aceptada con entusiasmo. A pesar de las eventuales dificultades, se decidió su organización bajo la supervisión del presidente de la entidad y del secretario, Dr. David M.Cohen. Así se gestó la primera edición de las jornadas.
El 23 de noviembre de ese año, en el viejo edificio de la institución, se inauguraron con un éxito insospechado. El interés despertado se manifestó en la asistencia diaria de aproximadamente doscientos colegas para presenciar las demostraciones de un selecto grupo profesional, muchos de ellos, formados en Estados Unidos: Rigoberto Blanco, Brufau, Rodolfo Tarasido, Roberto Kohan, José Perelman, José Lafarga, Emilio Boyé, entre otros. Al programa de la jornada, se integraron actividades en el Hospital Ramos Mejía y el Hospital Rawson.
En esos años, se iniciaron las obras de un nuevo edificio y los dirigentes de aquel momento se preguntaban si sería posible realizar la segunda edición de las jornadas allí. El arquitecto Eusebio Gandner había prometido levantar la sede en un plazo de siete u ocho meses, y logró cumplir esos plazos. Fue así como el edificio se abrió oficialmente en octubre y, en la semana del 23 de noviembre, albergó a las II Jornadas. A pesar de la juventud de este evento, ya quedaba claro que esos encuentros científicos, los primeros en América Latina, tendrían una importancia singular para la odontología nacional. Tal es así, que programadas con mayor cantidad de expositores y con un novedoso temario, la concurrencia superó a la del año anterior.
En el libro editado por los cien años de la AOA, se reproduce el testimonio del Dr. Cohen quien rememoraba la trascendencia de este segundo congreso: “Al conjuro de la resonante victoria, surgió la casa nueva, obra del esfuerzo y del entusiasmo de Durante Avellanal. En menos de un lustro la asociación multiplicó el número de sus socios, y como felices derivaciones de la inspirada idea de Brufau, surgieron o se cimentaron decididamente los cursos de perfeccionamiento, las giras de demostradores al interior y al extranjero, los Meses Clínicos, las becas para socios, y diversas actividades de cultura general que contribuyeron a integrar un programa de superación técnica y estética que tan poderosamente contribuyó -más que ningún otro factor- a darle a la odontología nacional la jerarquía que le hacía falta”.
Durante la jornadas de 1932 se repitió el éxito. Como hecho muy destacado Fermín Carranza realizó demostraciones del tratamiento quirúrgico de la piorrea alveolar; y la casi desconocida Técnica de Winter para la extracción de terceros molares mandibulares incluidos, fue abordada por el Dr. César Ferreyra.
El evento alcanzó en poco tiempo una magnitud imprevista con la incorporación de conocidos colegas uruguayos y del interior del país.

1930. Primeras Jornadas, el Dr. Viggiare durante una demostración práctica

La importancia de las quintas jornadas
En 1934, tuvo una presencia activa el primer Curso de Ortodoncia dictado por el Dr. Brufau, este hecho decidió la adquisición de los primeros cinco sillones con equipos durante la gestión del Dr. Alfredo Acevedo, que sirvieron para nuevos cursos con práctica. Ese año acudieron veinticinco delegaciones oficiales que le otorgaron a las jornadas calidad y reconocimiento. Estuvieron presentes referentes de la Escuela de Odontología de Buenos Aires, la Universidad de Córdoba, la Escuela de Santiago de Chile, del Uruguay, de los principales círculos del interior y de la Federación Odontológica Argentina. A partir de 1934 las jornadas fueron bienales; pero anualmente, la AOA apoyó el desarrollo de reuniones científicas en otras ciudades.

Hechos destacados
El Comité Ejecutivo de las VI Jornadas (1936) contó con el apoyo de las sociedades profesionales de Montevideo y de la Sociedad Odontológica de La Plata; concurrieron nutridas delegaciones de Chile, Uruguay y de círculos provinciales. Fueron relevantes, además, por la asistencia a su inauguración del edecán representante del presidente Agustín P. Justo, los actos en el Concejo Deliberante, la Asamblea en la Sociedad Científica Argentina, el emotivo descubrimiento del busto del Prof. Nicasio Etchepareborda, la inauguración de la galería de fotografías de los expresidentes en el Salón de Actos, la secuencia científica de su programación y la interesante exposición comercial.
Hasta 1938, las actividades las programaba la Comisión de Cultura de la AOA, pero ese año se formó la Subcomisión de Jornada y Giras, integrada por los Dres. David Cehen, José María Fernández Rey y Edgard Casella.
Las IX Jornadas auspiciadas por el Gobierno Nacional, adquirieron resonancia por la presencia del presidente Ramón Castillo en el acto inaugural.

Jornadas de 1938. El Dr. Luis Moreyra Bernan (en el centro) en una de sus demostraciones

Una pausa forzosa
Luego de la realización de tres jornadas bienales, por razones atinentes a la crisis económica que acarreó la segunda Guerra Mundial, fueron interrumpidas. Sin embargo, se realizaron otras actividades para suplir en parte esta decisión forzosa que la AOA tuvo que tomar. Fue así que se favoreció las actividades en el interior del país.

Se retoma la actividad
En el marco de los actos conmemorativos por los 50 años de la institución, se llevó a cabo en octubre de 1946, la Semana Bodas de Oro y un tiempo después con el éxito de la V Semana Odontológica (1950), se intensificó el deseo de reanudar las jornadas. Fue así como luego de casi diez años, a propuesta de la Comisión de Jornadas y Giras, la Comisión Directiva presidida por el Dr. Pedro Saizar decidió reanudar la actividad, con la organización de las X Jornadas. Se desarrollaron en septiembre de 1951, pero limitadas a tres días. Se introdujo también un sistema nuevo, que demostró su utilidad práctica, las “mesas de detalles”, que ofrecerían el enfoque correcto o las soluciones a dificultades técnicas de la labor en el consultorio.

Nuevas modalidades
Desde la primera jornada en el interior, en la ciudad de Tandil en 1952, la AOA participó y organizó jornadas en muchas ciudades del país, siempre con la misma calidad de sus representantes y con la entera colaboración de los círculos patrocinantes. En las jornadas de 1953, se reglamentó la presentación de trabajos libres en las “mesas de detalle, esto permitió encontrar nuevos valores y revelar nuevas facetas de los conocimientos técnicos de los que participaron.
En las jornadas de 1957, se desarrolló por primera vez una Exposición de Odontología Sanitaria.
En 1963, la asociación modificó su estatuto para concretar una antigua aspiración: la de incorporar societariamente al estudiante de los últimos años de la carrera, casi con los mismos beneficios del socio profesional. Ese mismo año se incorporó al título la palabra “internacionales” a las XIV Jornadas. En esta oportunidad, se reglamentó la adjudicación de espacios para stands en la exposición comercial.
Las XV Jornadas Internacionales se realizaron en Mar del Plata del 6 al 9 de octubre de 1967; por primera vez se llevaron a cabo fuera del ámbito de la Capital Federal. Se hicieron con colaboración del Círculo Odontológico de Mar del Plata.
En octubre de 1969, se efectuaron las XVI jornadas, allí se inauguró el nuevo edificio de la AOA y se llevó a cabo la Semana para la Salud Bucal. Los años que siguieron tuvieron mucha actividad, se organizaron numerosos eventos nacionales e internacionales.
Entre las jornadas, se destaca la de 1981 (edición número veintidós). En esa oportunidad, se editó un libro del Curso de Odontología Clínica. En el acto inaugural se proyectó el audiovisual "Historia de un ejemplo", que reflejó diversos aspectos de la vida de la AOA en sus 85 años de vida.

Hacia las 40 Jornadas
Se sucedieron muchas más ediciones, que fueron creciendo y convocando a miles de colegas. Durante muchos años las jornadas se realizaron en el Hotel Sheraton, las 40 Jornadas cambian la sede que será el Hotel Hilton de Buenos Aires, Puerto Madero, enfrentan el desafío de continuar sumando prestigio y experiencias valiosas para la odontología y esperan lograr un destacado lugar en la historia de la AOA.

 

 

back to top